El camino decidido

Lo siento cielo, 
He de partir y no sé si regrese.
No,
¿Sabes?
Regresaré. 
Pero sé que nada será lo mismo,
Nada será igual. 
Porque lo dejo todo para reencontrarme 
Y pagar por la apuesta que hice. 
Porque aunque no lo creas
En el amor el que gana es quien más paga. 
Si cielo, 
Vos, tatuada en mi piel, 
Serás la esperanza de llegar a ese cielo 
Mientras me pierdo en las nebulosas de las calles, 
De las responsabilidades, de los instintos, de los deseos. 
Pero tú, tatuada junto al otro cielo,
Me mantendrán soñando 
Me mantendrán luchando por lo que quiero.
Más, por ahora, debo partir. 
Salvación: Gracias por todo. 
Por ser mi locura, por ser mi vida.
Este libro se va, esta poesía se va. 
Vendrá una nueva, más fatal. 
Pero vos, siempre estarás en el centro de mi vida,
Porque cielo, de aquí en adelante
Los restos son los que quedan con la maleta casi vacía,
Como me gusta.
Amor,
Te amo, te deseo, pero te dejo. 
Y te prometo que los dos nos veremos
En esa ciudad gris perdida entre libros de Cortázar 
Y pleitos a cada momento. 
Por ahora,
Iré cerrando mi maleta para dirigirme allí,
A ese lugar desconocido,
Ese es el camino que he decidido.