Debes irte

Dulce silencio, 
Mi vida, mi cielo, mi infierno,
Amor:
Los días pasados por lluvia, niebla, y cigarrillo tras cigarrillo 
Hacen hundir al poeta (Cómo diría Cortázar)
En los mares metafísicos. 
Nado a la intemperie sin un rumbo fijo, sin brújula
Sin timón en busca de la salvación;
Salvación que debe lucharse. 
Porque tú, en la vereda de la incertidumbre,
Acompañada de ese silencio que me dice más de lo que espero
Alivia y mortifica el alma de este caminante.
Por eso estás allí, a donde no llego, a donde no siento. 
Escuche alguna vez que el amor es de sentir.
No mi vida, el amor es de vivir, de llorar, de reír;
De vagar por los miles de senderos
Que nunca encuentran un termino, un te quiero. 
Por eso debo perderte para decir que te amo verdaderamente.
Debo perderte para quemarme en los suspiros de mi vida:
Aquella que te pertenece.
Debo perderte, debo perderte.
Pero en el fondo de mi alma no lo quiero, 
Porque no quedaría nada por lo que luchar
En este mundo tan desigual, tan carnal, tan brutal. 
Y calla. Se fría como lo eres. Se implacable, se fuerte. 
No tengas compasión de este loco demente
Que sueña con un Buenos Aires con olor a mate y besos bajo el atardecer. 
Vuélvete y renace antes las calamidades de la vida tan demente. 
Vuélvete silencios tras el cigarrillo, y otro, y otro
Que me recuerda tu suspiro nunca aspirado. 
Mi vida debo perderte
Más debo volver a tenerte, 
No me imagino una vida donde no estés vos,
Una vida perdida en donde las esperanzas
Recaídas en Musas nunca obtenidas
No llenan la voz ni el corazón de este loco viajero. 
Libérate y libérame; pero vuelve. 
Debo llorar tu partida y soñar con el regreso;
Debo sufrir ante tus manos perdidas y calmar tus lágrimas caídas.
Debe irte 
Porque mi razón pesa ante ti,
Y sé que la de vos, pesa en la mía. 
Por eso esa lluvia, estas letras;
Por eso la rabia de caminar siempre a la deriva incierta. 
Lárgate pero regresa. 
Y cuando leas esta carta,
Te estaré esperando en aquel lugar que te conocí (¿Cuál?)
En aquel lugar donde se posan mis letras: 
(Vos) Mi Literatura eterna.